Desinfección a través de LUZ ULTRAVIOLETA.

Todos corremos el riesgo de contraer enfermedades y propagar virus y bacterias, especialmente en lugares públicos concurridos, como oficinas, fábricas, tiendas, bares o restaurantes, escuelas y en el transporte público.

La calidad del aire que respiramos y la limpieza de las superficies tienen una influencia decisiva en nuestra salud y bienestar. Desde hace mucho tiempo se conocen las ventajas de la luz ultravioleta para la desinfección y la lucha contra los virus, bacterias, hongos y microorganismos.

En el campo de la investigación sobre el efecto de la radiación ultravioleta en la neutralización del virus SARS-CoV-2 (que conduce a la enfermedad Covid-19), investigadores de la Universidad de Hiroshima (Japón) han confirmado la alta eficacia y eficiencia de los métodos de desinfección por medio de la luz ultravioleta en la gama de radiación UV-C [1]. Esta técnica logra la desinfección del aire y los objetos y contribuye decisivamente a mitigar el riesgo de contraer una infección sin utilizar químicos o productos tóxicos para las personas. Todas las bacterias y virus probados hasta la fecha (muchos centenares a lo largo de los años, incluidos diversos coronavirus) son eliminados a través de la desinfección ultravioleta [3]. CADIPEL S.A. asociado al laboratorio universitario de Novosibirsk (la ciudad universitaria de Novosibirsk (Siberia)), logró desarrollar la tecnología "FRESH-AIR-UVC" basándose en el uso de LEDs que emiten luz en esa frecuencia.

Este desarrollo logra que nuestros dispositivos emitan radiación dentro del espectro del UV-C en forma de Switching (pulsante). De tal forma que se evitan los efectos indeseables de dicha radiación que se producen al utilizar los clásicos tubos de neón.

Hemos desarrollado siguentes dispositivos sanitizantes:

Dispositivo Móvil Personal
Dispositivo Móvil Personal

El primer modo de transmisión del coronavirus probado es el de las gotículas, pequeñas gotas de saliva que expulsa una persona infectada al toser o estornudar, pero también cuando canta o habla.

El virus utiliza ese entorno húmedo como vector, y puede infectar a otra persona si alcanza su boca, su nariz o sus ojos, por donde pasa a las células de las vías respiratorias [2].

Los científicos consideran que ello requiere de un contacto cercano, de alrededor de un metro.

No obstante, esas gotículas de entre 5 y 10 micras son relativamente "pesadas", caen rápidamente y no permanecen suspendidas en el aire.

Además de lo anterior, cuando las personas respiran, hablan, cantan, tosen o estornudan, las gotitas respiratorias emitidas se mezclan en el aire circundante y forman un aerosol que permanece en suspensión por largos períodos de tiempo.

Esto es muy peligroso, dado que en lugares cerrados, como sitios muy frecuentados y poco aireados, o cuando la gente permanece en ellos durante un periodo de tiempo largo (como por ejemplo los bares y/o los restaurantes), las posibilidades de inhalar estas partículas por otras personas aumenta drasticamente.

Se trata de un dispositivo universal multifuncional para la desinfección por luz ultravioleta de virus, bacterias, microorganismos y hongos presentes en el aire y líquidos en poco tiempo.

La principal función es desinríodos de tiempo fectar el aire que se encuentra en su cercanía creando una burbuja de aire limpio y sano.

Diseñado para uso individual, es altamente efectivo en cafeterías, restaurantes y otros lugares públicos.

El mismo desinfecta el espacio alrededor de la mesa donde se encuentra el dispositivo.

También sirve para desinfectar tazas y/o vasos, y si los mismos son transparentes, también desinfecta los líquidos claros que contengan.


MODO DE USO CORRECTO: dado que el mismo es portátil, conviene colocarlo sobre la mesa mirando hacia arriba, en frente al usuario o entre ellos si son dos o más personas.

Dispositivo Fijo para áreas comunes.
Dispositivo Fijo para áreas comunes.

El primer modo de transmisión del coronavirus probado es el de las gotículas, pequeñas gotas de saliva que expulsa una persona infectada al toser o estornudar, pero también cuando canta o habla.

El virus utiliza ese entorno hémedo como vector, y puede infectar a otra persona si alcanza su boca, su nariz o sus ojos, por donde pasa a las células de las vías respiratorias [2].

Los científicos consideran que ello requiere de un contacto cercano, de alrededor de un metro.

No obstante, esas gotículas de entre 5 y 10 micras son relativamente "pesadas", caen rápidamente y no permanecen suspendidas en el aire.

Además de lo anterior, cuando las personas respiran, hablan, cantan, tosen o estornudan, las gotitas respiratorias emitidas se mezclan en el aire circundante y forman un aerosol que permanece en suspensión por largos períodos de tiempo.

Esto es muy peligroso, dado que en lugares cerrados, como sitios muy estrechos y poco aireados, o cuando la gente permanece en ellos durante un periodo de tiempo corto pero muy próximos entre sí (como siempre ocurre dentro de los ascensores), las posibilidades de inhalar estas partículas por otras personas aumenta drásticamente.

Este dispositivo utiliza la misma tecnología del anterior, pero trabaja con una mayor potencia y tiene un sensor que ante la presencia de una persona, entra en modo "SEGURO".

Fue diseñado específicamente para lugares de alta concentración de personas y mala ventilación /renovación del aire como los ascensores, salas de espera reducidas y cualquier espacio donde se concentren las personas, aunque sea por períodos cortos de tiempo y que sea de imposible cumplimiento la distancia social.

Cuando el sensor de movimiento detecta que en el área de trabajo no hay personas, se activa en modo "MÁXIMA POTENCIA" alcanzando el mayor alcance de distancia; de esa forma nos aseguramos que en un lapso de pocos segundos el aire y las paredes circundantes se sanitizaron casi completamente.

Luego, cuando hay personas presentes el quipo trabaja a una capacidad aproximada del 20% (40 a 60 cm.), para mantener el poder de eliminación de los virus que se están exhalando al hablar o simplemente al respirar de una persona que está enferma y asintomática.


MODO DE USO CORRECTO: colocarlo mirando hacia abajo, preferentemente centrado en el techo del interior del ascensor o pequeña sala donde se produzca la concentración de personas aunque sea por períodos cortos de tiempo.


Es importante aclarar que no existe la forma de asegurar un 100% de eliminación de virus dentro de ambientes no controlados.